M&M PONQUE DECORADO
Ver Web
2138578 - Bogotá
MARIA CLARA LEYVA
Ver más en Facebook
6206841 / 6207917 - Bogotá
MADAMIA
Ver Web
6712550 / 6146263 - Bogotá
AMELIA GIL
Ver Web
4363759 - Bogotá
CARMEN E. DE BUITRAGO
2312035 / 6309018 - Bogotá
PONQUES SOL
2569050 - Bogotá
PONKES ODETTE
VILLA REAL

2216159 / 5485747 - Bogotá
CASA DE PONQUES PALERMO
Ver Web
2878616 / 2874427 - Bogotá
BOTERO´S CAKE
Ver Web
3115589987 - Bogotá
LAVERDIERI
Ver Web
6830009 - Bogotá
SABOR&ARTE
Ver Web
4779307 - Bogotá
PAULITA´S ARTE Y AZUCAR
Ver Web
6122505 - Bogotá
 
 
 
 
 
   
 

Esta tradición nace en la antigua Roma. Los romanos rompían un pan por encima de la cabeza de la novia como símbolo de fertilidad. Los invitados recogían las migas y se las comían. Esta costumbre fue conservándose hasta principios del siglo XVII que, en Inglaterra se ideó que se hicieran muchas pequeñas tartas que luego se apilaban. No era un pastel dulce como los actuales, sino que era una torta plana, hecha de harina, sal y agua.


En Inglaterra las primeras tortas también eran planas y redondas, pero incorporaban frutas y nueces, que simbolizaban la fertilidad. La pareja debía besarse sobre la pila de tartas. La tarta casi siempre se desmoronaba, por lo que hacia mediados del siglo XVII, se cambió la idea de las múltiples tartas por la de un pastel gigante. En Yorkshire se arrojaba por la ventana un plato con torta. Si el plato se quebraba la novia gozaría de un futuro feliz con su esposo, pero si permanecía intacto, el futuro sería sombrío.

Otra antigua costumbre inglesa, que se ha expandido, era poner un anillo en el pastel de novios. El invitado que lo encontrara en su porción se aseguraba de felicidad para el año siguiente. La parte de arriba del pastel suele guardarse para el bautismo del primer hijo. Los pasteles fueron parte de los matrimonios a través de la historia y representan la fertilidad del trigo y la buena suerte para la pareja. A la hora de servirlos, la buena suerte se extiende a todos los invitados.

Esta idea ha llegado hasta nuestros días, en que los pasteles tienen varios pisos. El pastel nupcial suele entrar al salón al ritmo de la marcha nupcial. A continuación los novios cogen juntos un cuchillo y le hacen un corte simbólico. El corte de la tarta es una de las tradiciones de boda con mayor fuerza hoy en día. No solo es un momento muy esperado por los invitados sino que además es objetivo de todos los flashes. Por eso, la elección del pastel nupcial debe hacerse con atención.

A continuación te damos algunos consejos a tener en cuenta:

  • Debe ser un pastel que "combine" con el estilo de tu boda. Si tu boda va a mantener un estilo particular (como por ejemplo: una boda campera, informal, de gala, rural, playera...), este rasgo debe mantenerse en el diseño del pastel de boda. Para las bodas más formales, la tarta será de estilo francés (sobria, basada en nata), mientras que en una boda playera puede caber un pastel rompedor: helado y de sabores refrescantes, a base de frutas. Y por supuesto, el pastel debe responder a los colores en que hayas diseñado el resto de elementos de la decoración del salón: mantelerías, flores, etc.


  • El pastel debe tener en cuenta la época del año, así como también las circunstancias en que se servirá el pastel (número de invitados, temperatura de la sala, si tenéis alguna tradición familiar o cultural...). En función del número de invitados la pastelería confeccionará un pastel de un tamaño u otro.


  • El pastel debe ser apetitoso. No olvidéis que se sirve al final de un banquete fenomenal tras el cual los invitados están llenos, así que debe dar ganas de continuar comiendo.


  • Respecto a los sabores, mejor no arriesgues: los invitados son muchos y sólo los sabores de siempre son del agrado de todos. Lo más habitual es usar nata, chocolate o vainilla con rellenos de crema, mermeladas…

Además, el pastel es en sí un acto con muchos elementos simbólicos

  • Partirlo en común significa unión y fuerza conjunta de la pareja.
  • El primer bocado del pastel del novio hacia la novia supone un reconocimiento de la importancia de hecho de compartir, como marido y mujer que ya son.
  • Repartirlo entre tus invitados supone una muestra de cariño hacia vuestros invitados, quienes deseas que compartan tu felicidad.

Aunque muchos restaurantes de boda ofrecen diversas opciones de pasteles, en ocasiones los salones de banquetes ofrecen la posibilidad de encargarlo a una pastelería de tu elección. Asegúrate de que sea una pastelería con experiencia en pasteles de boda, no dejes que improvisen con tu boda. Además, deberás encargarlo con varios meses de antelación. Para elegirlo, la pastelería o el salón de bodas te enseñarán un catálogo o cierto número de fotos, con indicaciones de los ingredientes de cada pastel.