MOZT
www.elitejoyeria.com
4777953 - Bogotá
ANDINA JOYERIA
www.andinajoyeria.com
2849430 - Bogotá
JOYERIA LIEVANO
www.joyerialievano.com
6168609 - Bogotá
ARNEVA
www.joyeriasarneva.com
2130324 - Bogotá
JOYERIA SHUMACHER
www.joyeriaschumacher.com
6332864 - Bogotá
DURAN JOYEROS
www.joyasbogota.com
6250680 - Bogotá
 
 
   
 

La costumbre de intercambiar alianzas el día de la boda durante la ceremonia, viene de muy antiguo. En el siglo XIII a.c. , los egipcios ya intercambiaban alianzas.


En el tiempo del imperio romano los anillos eran de hierro; los de oro sólo podían ser usados por senadores y magistrados. En la Biblia, ya vemos que en el Antiguo Testamento se pedía la mano de la novia con un anillo. Esta costumbre ha llegado hasta nuestros días. En el siglo IX, el papa Nicolás I, decreta que el hecho de entregar el anillo a la novia es ya una declaración oficial de la intención de casarse.


EL ANILLO DE COMPROMISO
El novio le da el anillo a la novia para simbolizar su amor sin final, por su forma circular. Aunque hay de muchos materiales, los más comunes están hechos de oro y diamantes, lo que significa que el amor será tan fuerte y puro como esos materiales. Se lleva en el dedo anular por la vieja creencia de que la vena de ese dedo llega hasta el corazón.


COMO ESCOGER EL ANILLO
El primer paso para escoger un diamante es seleccionar la forma. Existe variedad de opciones para todos los gustos, aunque el más conocido es el corte redondo (o brillante). Un error común es pensar que un brillante y un diamante son dos cosas distintas, cuando en realidad son la misma. El diamante tiene varias formas de cortarse y entre ellas está el corte redondeado o brillante.

Una vez seleccionada la forma es necesario tomar el cuenta las 4 características principales de los diamantes, que son color, claridad, corte y quilates.

Color:
En la naturaleza los diamantes pueden presentar una amplia gama de colores y existe una clasificación alfabética hecha por el Instituto Geológico de América (GIA), que va desde los más transparentes a los que presentan cierto color marrón o amarillento. Esta escala no mide el color para diamantes más raros y exóticos como los rosados o azules.


Mientras más transparente sea más costoso es. La razón es que la ausencia de color permite el paso de más luz, y mientras más luz entra más luz existe en el diamante para emitir y brillar.

Claridad:
Este parámetro es medido por en número y tamaño de las imperfecciones (algunas veces llamadas inclusiones) de los diamantes. Son como las huellas digitales o marcas de nacimiento y muchas de ellas son microscópicas y no afectan la belleza del diamante de una forma discernible.


Corte:
Es una medida del desempeño del diamante con la luz. Cuando la piedra se corta en proporciones apropiadas la luz regresa hacia afuera del tope del diamante y amplia su brillo.

Si se corta muy poco profundo, la luz se fuga por la parte inferior y si se corta demasiado profundo se filtra por un lado.


Quilates:
Es la medida de peso de diamante. La palabra quilates por lo general esta asociada con el nivel de pureza del oro, sin embargo este no es el caso para el contexto de diamantes.

En general un diamante con más quilates es más grande y más costoso. Es importante recordar que no sólo el tamaño determina el valor sino también la calidad y se debe buscar un buen balance entre todos los elementos.